miércoles, 12 de agosto de 2015

Crítica de Misión Imposible: Nación Secreta



Regresa Ethan Hunt en Misión Imposible: Nación secreta, como no encarnado por Tom Cruise que sigue sestando en plena forma para este tipo de películas. En esta ocasión bajo la batuta del director Christopher McQuarrie, quien ya ha demostrado que hace buen tándem con Cruise habiendo hecho juntos Jack Reacher y Al filo del mañana.


Misión Imposible: Nación secreta sabe mantener el nivel de la saga, incluso elevarlo ya que tengo admitir que las tres últimas entregas me han gustado muchísimo, lo cual no deja de sorprender ya que es difícil de encontrar una saga que sepa mantener el nivel de calidad de esta manera

 

Como de costumbre de la trama no me gusta hablar mucho para no soltar ningún spoiler, si bien diré peca de una cosa, de poca originalidad en su planteamiento ya que sus pilares no son nuevos. Hay ciertos aspectos que se repiten o recuerdan a la cuarta entrega (Protocolo fantasma), y otra parte que parece inspirada en Skyfall, lo que hace que en un principio sintamos que esa trama ya nos suena de algo, pero poco a poco va cogiendo personalidad propia y cogiendo un rumbo propio, pero esa reminiscencia nos sigue quedando ahí.



Bien dirigida, con un guión que va dando giros y sorpresas tal como nos tiene acostumbrados las historias de la saga, y con unas excelentes escenas de acción y persecuciones trepidantes que te hacen aumentar la adrenalina cuando la estas viendo y aguantar la respiración en algún momento. Como es costumbre tiene algunos guiños a la serie original que se captan al instante.



Simon Pegg cobra más protagonismo en esta entrega y le da algunos toques de humor que rompen la tensión del ambiente y hacen muy amena la historia. También contamos con la presencia de Alec Baldwin como director de la CIA. Repiten personaje Jeremy Renner y Ving Rhames.



Se une al elenco Rebecca Ferguson que da el toque bello, femenino, morboso... y peligroso, demostrando muy buena química con Cruise en la pantalla.



Como némesis de Hunt tenemos en esta ocasión a Simon McBurney, que interpreta a Atlee y se las hará pasar canutas a Cruise y parece tenerlo todo planeado al milímetro moviendo como marionetas a nuestros protagonistas.


La BSO corre a cargo de Joe Kraemer, sin ser especialmente destacable sigue combinando las notas clasicas de la franquicia que tanto conocemos, con otras melodías que amplian la acción y nos hacen vivir más intensamente las aventuras de nuestros protagonistas.




En resumen, es un buen bolckbuster de verano, mucha acción, muchos momentos imposibles y que harán las delicias de los amantes del genero, digna de verse en una buena sala de cine.

Otras críticas de esta película de otros fantásticos blogs:

- Todo desde mi sofá
- Amigos del cine
- Fan de historias
- Cine de patio
- Frickyblog
- Motel purgatorio 
- Ocio en pocas palabras
 
Que tengáis larga vida y prosperidad queridos lectores constantes.

Gaspar Torrens

"Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás mas hermosa de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí...".
Brad Pitt (Troya)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada