sábado, 6 de marzo de 2021

Hablemos de Carrie White, de Stephen King

 Hablemos hoy un poco sobre Carrie White, de Stephen King 


¿Sobre la novela o la película? os preguntaréis. Pues sobre ambas, y sobre su autor, de cómo le vino la inspiración, así como de algunas anécdotas sobre ella, sobre Carrie.

Para entender y conocer esta historia, este extraño personaje, tenemos que conocer un poco al propio autor. Saber de sus duros inicios, que nos pondrán sobre la pista de Carrie.

King comenta que generalmente empieza una historia con una idea sin saber cómo acabará ni donde le llevará. Es como sembrar una pequeña semilla y dejar que la historia crezca y se desarrolle desde ahí. Así pues partamos desde el inicio.



King se crio en una familia con grandes apuros económicos, mudándose continuamente allí donde su madre encontraba trabajo y ahí donde podían vivir, por lo que King aprendió desde bien jovencito a sacarse el mismo las castañas del fuego y a conseguir dinero de donde podía.

Un verano trabajó junto a su hermano limpiando el instituto donde cursaban los estudios. Al entrar en el vestuario femenino le llamaron la atención dos cosas: un dispensador en la pared y un cubo extraño  de residuos. Su hermano mayor le explicó que era el dispensador de compresas y el recipiente para tirarlas. A King le vino a la cabeza la imagen de una chica teniendo allí su primera menstruación, sin saber lo que le ocurría. Ahí las demás chicas se reirían y le tirarían compresas a la cabeza mientras crecía su miedo.

Algo hizo click en su cabeza.

Poco antes había leído en la revista Live que algunos fenómenos Poltergeist se podían deber a fenómenos de telequinesia. Ciertas pruebas apuntaban a que los adolescentes eran más propensos a esta habilidad y las chicas aun más cuando les venía su primera menstruación.

Click, click.

Esas dos ideas quedaron enlazadas y ancladas en su cabeza.




No fue hasta unos 10 años después, en 1973, estando ya casado, con dos hijos y trabajando de profesor, cuando escribió un borrador sobre esa idea, inspirándose en dos compañeras que tuvo en el instituto, pero lo desechó y lo tiró a la papelera. No le convencía la idea ni le veía mucho futuro, además, no le gustaba la protagonista, no le caía bien. Tampoco estaba muy convencido de escribir sobre el mundo de las chicas adolescentes, un mundo que desconocía bastante.

Se fue de casa a dar un paseo para despejarse la cabeza y al regresar se encontró a su mujer leyendo el borrador que el había arrojado a la basura. Tabitha (así se llama su mujer) le dijo que quería saber cómo acababa la historia, le pidió que la continuase. Él le expresó sus dudas, además, le dijo que no se atrevía a escribir sobre el mundo de las chicas adolescentes ya que no conocía mucho del tema, a lo que ella se ofreció a ayudarle en ese aspecto.



No era la primera novela que escribía King. Ya había escrito 4 (en mi opinión mejores que Carrie), pero no había conseguido que le publicasen ninguna de ellas.

Con esta tuvo más suerte y consiguió un adelanto de 400.000$, lo cual le permitió dejar atrás la caravana donde vivía con su familia y mudarse a un piso, y acabar su siguiente novela.

Con Carrie aprendió dos cosas: una, que la impresión inicial de algo puede ser errónea, y dos, que es mala idea dejar algo a medias porque presente dificultades. Hay que seguir aunque no haya ganas.




Carrie es una historia simple pero muy efectiva, cargada de angustia e ira. No es una historia de miedo o de terror propiamente dicha, es una historia sobre la adolescencia, sobre la inocencia y su pérdida, sobre la redención y el fanatismo. Es una historia de obsesiones, miedos, humillaciones y de venganza. 

La redacción de esta novela es muy peculiar ya que va intercalando durante el relato noticias, transcripciones de declaraciones, partes de diarios, y entrevistas, de lo ocurrido en la fiesta de fin de curso.

Según el propio King, esta primera novela, tiene muchas carencias, pero consiguió un rotundo éxito de ventas.


Brian De Palma no tardó en adaptarla al cine en 1976, consiguiendo una buena película que conseguía captar el espíritu de Carrie, con una excelente interpretación de Sissy Spacek, la cual consiguió ser nominada a los premios Oscar de la Academia como mejor actriz, y Piper Laurie (su madre en el film) también fue nominada a Mejor actriz de reparto.


Rodada en 50, días la película es ya considerada de culto en este género.

Como anécdota diremos que la sangre derramada sobre Sissy Spaceck es jarabe de maíz, pero lo curioso es que ella estaba dispuesta a empaparse de sangre real si fuese necesario.

Linda Blair (El exorcista) fue candidata al papel protagonista pero lo rechazó por miedo a quedar encasillada en el género.

A partir de aquí se estableció una especie de matrimonio entre King y el cine, de manera que se retroalimentan mutuamente el uno del otro, como vasos comunicantes.



En 2002 se hizo una nueva adaptación televisiva por parte del director David Carson, protagonizada por Angela Bettis, con Kandyse McClure (Battlestar Galactica 2004), Emilie de Ravin (Lost), y David Keith que repetía en una adaptación de King ya que era el protagonista de Ojos de Fuego. 

Esta adaptación adolece mucho de su producción y de lo nefastos que son algunos de sus efectos visuales, sin embargo se deja ver bastante y la historia es bastante similar a la novela, la destrucción del pueblo que De Palma no mostró, por ejemplo, pero el final es muy diferente.


En 2013
Kimberly Peirce dirigió una nueva adaptación, con Chloë Grace Moretz como Carrie, y Julianne Moore en el papel de su madre, quien borda a la perfección este personaje.

Kimberly consiguió adaptar, con bastante respeto y acierto, la historia de Carrie a nuestros días y a nuestro tiempo, consiguiendo que fuese más fiel a la novela que la De Palma, pero muy parecida en el fondo.



Este remake tiene muchos, muchísimos detractores, pero personalmente me gustó. Creo que se toma el tiempo necesario para plasmar la delicada situación en la que vive Carrie, y en la explosión final no se ceban en en exceso con los efectos digitales, y los que hay están bien logrados y son justificados.


Si es cierto, como me hizo ver una persona hace unos años, a través de un comentario  en este mismo blog, que la Carrie de Chloë es demasiado
guapa, que no consigue transmitirte la pena que debería dar su personaje. 

Y esto es todo, amigos. Espero haberos ayudado a conocer un poco más a King y a Carrietta White.

Mi idea es ir plasmando aquí, poco a poco, si no todas, casi todas las novelas de King y sus adaptaciones al cine, dando a conocer lo que le motivó a escribirlas y lo que quiso transmitir con cada uno, o con al menos las primeras, ya que siguen un patrón según va la vida del autor.

Gracias por leer hasta el final y comparte y/o comenta si te ha gustado o no. Si no estáis de acuerdo en algo soy todo oídos y me encantará leeros, y si creéis que me equivoco en algo, no dudéis en hacérmelo llegar.

Hasta la próxima.



"Las rosas son rojas, el cielo es azul, el azúcar es dulce, pero Carrie White come mierda"

(Inscripción tallada en un banco de la escuela secundaria de Chamberlain)

Carrie. Stephen King. 1974


No hay comentarios:

Publicar un comentario